Archivo de la etiqueta: Cortinarius sulphurinus seta

Cortinarius sulphurinus setas

Cortinarius sulphurinus setas

Descripción: Sombrero duro, carnoso, de 60-120 mm de diámetro, hemisférico a plano-convexo, casi plano en la madurez, liso, algo viscoso en tiempo húmedo, mate, de color crema-oliváceo, ocre-oliváceo, pardo-oliváceo en la madurez, con el margen enrollado, quedando algo incurvado en la madurez. Láminas densas, de color crema-amarillento a crema-oliváceo, finalmente pardo, con la arista algo erosionada. Pie de 40-75 x 15-20 mm, crema a crema-oliváceo, se vuelve ocre con la edad y la manipulación, termina en un bulbo marginado de hasta 30 mm de ancho. Cortina escasa de color amarillo-citrino. Carne espesa, de color crema a crema olivácea, con olor a pastel o perejil.

Hábitat y fenología: Fructifica desde finales de verano y durante el otoño en bosques de coníferas y planifolios (haya). En el Sistema Central lo hace preferentemente bajo pino albar en suelo ácido.

Comestibilidad: Especie considerada sin interés culinario, aunque no es tóxica.

Observaciones: Los ejemplares que crecen bajo hayas se asignan a la var. fageti-cola, de coloraciones más pálidas y olor menos marcado. Muy abundante en los pinares de montaña, también bajo pino albar, es Cortinarius glaucopus , con sombrero duro y carnoso, de color ocre a ocre-rojizo, a veces con tonos más o menos oliváceos; láminas densas, de blanquecinas a azuladas; pie de color blanquecino, a veces algo azulado, con la base más o menos bulbosa; cortina blanco-azulada, más o menos intensa y carne crema en el sombrero, azulada en el pie y ocre en la zona bulbosa de la base del pie. Menos abundante es Cortinarius balteatus que tiene el sombrero de color pardo-grisáceo con tonos violáceos; láminas densas, blanquecinas, luego pardas; pie blanco, con bulbo marginado y carne espesa, blanquecina, sin olor ni sabor remarcables.