Archivo de la etiqueta: Desarrollo micelio

Desarrollo y tipificación del micelio

Aunque algunos basidiomicetos tienen la tendencia de crecer como levaduras, el micelio de las especies mejor conocidas está formado por hifas bien desarrolladas y con septos.

Éstas crecen a través del substrato obteniendo así su alimento. De manera individual las hifas son microscópicas, pero pueden ser vistas a simple vista cuando están en masa como micelio. El micelio de la mayoría de los basidiomicetos heterotálicos pasa por tres etapas de desarrollo, antes de que el hongo complete su ciclo de vida. Al inicio, el micelio primario u homocarión, llamado así para enfatizar que todos sus núcleos son idénticos. Este estado usualmente se desarrolla después de la germinación de una basidiospora. Tan pronto como los septos se forman, éstos dividen al micelio en nuevos compartimientos típicamente uninucleados (monocarión).mycelial miceli
Aunque el micelio primario en la mayoría de los basidiomicetos parece capaz de tener un crecimiento indefinido, no es común encontrarlo en la naturaleza de esta manera, pues da origen casi inmediatamente al llamado micelio secundario o heterocarión.

La formación del micelio secundario usualmente involucra una interacción entre dos micelios homocarióticos compatibles. Éste puede ser resultado de la espermatización o de la fusión de dos compartimientos de micelio homocariótico compatible, dando origen a un comportamiento heterocariótico en el que cada compartimiento hifal contiene dos núcleos (dicarión). A partir de este compartimiento de micelio secundario, la dicariotización del resto del micelio puede darse aparentemente en una de dos formas: a) La célula binucleada produce una ramificación en la cual los dos núcleos migran y posteriormente se dividen conjuntamente, aunque los núcleos hijos migran cuando el compartimiento hifal es dividido en dos por la formación de un nuevo septo.

micelio setas cultivoRepetidas divisiones de este tipo acompañadas por la formación de nuevos septos da como resultado la formación de un micelio extenso y dicariótico; b) El segundo método de dicariotización, fue propuesto por Raper (1966), y ocurre más frecuentemente que el primero. Aquí se menciona que hay división de los núcleos en la célula binucleada seguida por la migración de los núcleos hijos hacia el micelio primario que pertenece a un grupo de compatibilidad opuesto. En otras palabras, un núcleo a se muda hacia el micelio b, mientras que el núcleo b se muda hacia el micelio a. Al llegar al nuevo compartimiento, los núcleos extranjeros se dividen rápidamente y su progenie migra de un compartimiento a otro hasta que ambos micelios se dicariotizan completamente.

El mecanismo mediante el cual muchos de los basidiomicetos aseguran el mantenimiento de la condición dicariótica en cada nuevo compartimiento del micelio secundario, involucra la formación de estructuras especializadas llamadas conexiones grapa o fíbulas, que son formadas durante la división de los núcleos en el extremo de la hifa en crecimiento. La presencia de conexiones grapa se considera generalmente como indicativo de la condición dicariótica, aunque no todas las especies las forman.

El micelio terciario de los basidiomicetos es representado por los tejidos organizados y especializados que comprende los basidiocarpos de las especies más complejas. En este caso las hifas se entretejen para formar el carpóforo y en algunas especies pueden diferenciarse morfológicamente en varios tipos. Esto ocurre, por ejemplo, en el orden Aphyllophorales, donde pueden presentarse tres tipos de hifas (generativas, esqueléticas y de enlace). Aunque no es aplicable a todos los grupos, el análisis microscópico del tipo de hifas presentes en los basidiocarpos es importante para la identificación de los hongos y para establecer relaciones entre las diferentes especies.